Pocos productores han sido capaces de navegar por los remolinos y las corrientes subterráneas y de la música electrónica de hoy con tanta habilidad y éxito como Eric Prydz. El músico, residente en Los Ángeles, llegó siendo un miembro clave en la escena house y techno sueca a mediados y finales de los 90, se apuntó un enorme éxito internacional con ‘Call On Me’ antes de dar con su propia visión de la música progresiva con la serie de directos EPIC y varios releases publicados en su propio sello, Pryda. Con un pie en el underground y otro en la estratosfera, el DJ y productor dedicó parte de su tiempo a sentarse a hablar con Sónar, en una de las contadísimas entrevistas que ha ofrecido hasta ahora, y tratar temas como la tecnología, la música y la creatividad, antes de su actuación en SonarClub el sábado 17 de junio.

En primer lugar, gracias por aceptar esta entrevista, sabemos que no es algo que hagas muy a menudo…

Es un placer. A veces, si tienes algo específico que quieres promocionar, está bien sentarse a hablar de ello, pero si no es así normalmente no le veo mucho el sentido. La gente me sigue preguntando “¿es verdad que no te gusta volar?”, es algo que he estado escuchando una y otra vez durante los últimos 15 años, así que hablemos de otra cosa o mejor lo dejamos ¿sabes a lo que me refiero, no? Mi trabajo es hacer música y esa música es la que me representa, yo no tendría que estar hablando de ello todo el tiempo. Me gusta estar en un segundo plano, supongo que así es como soy.

En ese sentido, ¿se podría decir que tus conciertos son un reflejo de esa idea? ¿Una manera de llegar directamente al público saltándote la maquinaria promocional?

Pienso que así es como tiene que ser. Crecí con héroes como Jeff Mills, Dave Clarke y Surgeon, y toda la escena techno sueca con Adam Bayer o Jesper Dahlbäck, y todos ellos trabajaban de forma anónima. Para ellos era siempre la música primero, y después ese misterio alrededor de ellos que me encantaba. Ya sabes: centrarse en la música y nada más. Eso es lo que intento hacer por ejemplo con los show EPIC, poner la música en el centro, y también los visuales junto a ella, mientras que yo me convierto en algo… Estoy allí controlándolo todo, pero la gente no me está mirando a mí, están mirando lo que yo quiero que vean, que es mi arte.

Eres conocido por tus shows de grandes dimensiones y en grandes festivales. ¿Llegar ahí fue tu plan desde el principio?

Bueno, no algo que es realmente puedas escoger, es algo que te llega si haces algo que parece que la gente está dispuesta a venir a escuchar. Así que ha sido una opción más que una decisión. Sí que es verdad que cuando empezamos a hacer EPIC – Eric Prydz in Concert, teníamos ese tipo de ideas en mente. Miramos un poco a nuestro alrededor y todo el mundo estaba apostando por la pared de LEDs, los cañones de confeti y los fuegos artificiales. Nosotros vimos que lo que queríamos hacer era algo distinto, algo súper tecnológico que fuera de la mano con la música.

Fue ahí cuando te interesaste en incorporar los visuales en el proceso?

Creo que empecé a verlo claro con los primeros shows en grandes festivales británicos, el aspecto visual me iba interesando cada vez más y más. De todas forma ha sido algo que ha ido creciendo de forma natural. Lo que quiero es profundizar en el aspecto tecnológico y preguntarme: ¿para que podemos utilizarlo? ¿podemos usarlo para crear algo que no se haya hecho antes? Hay muchas cosas que puedes hacer. El humano tiene todos esos sentidos que yo quiero estimular al máximo. Me parece algo muy fascinante.

Uno de los temas clave este año en Sónar+D es la realidad virtual. Hasta ahora tu uso de la tecnología ha tenido que ver con los directos, pero ¿estarías interesado en expandirlo a un mundo virtual?

El tema con la VR es que puedes hacer lo que quieras. Cualquier cosa que puedas imaginar se puede hacer en ese mundo. Por ejemplo, el show más loco de los de EPIC en realidad virtual, sería algo muy excitante. O aún más: hacer un show sin la necesidad de que sea en un sitio concreto, o hacer un concierto para todo el mundo. Realmente excitante.

¿Es algo que podemos esperar en un futuro no muy lejano?

Lo hemos estado mirando desde hace algún tiempo ya, pero aunque la tecnología ha avanzado mucho en cuanto a lo que se puede hacer con ella, creo que aún estamos en el principio del viaje.

Por supuesto con la realidad virtual pierdes el elemento de los espectadores estando todos juntos físicamente. Es algo que echarías de menos?

Ahí está el tema. Puedes crear literalmente cualquier cosa, pero al final tienes que prescindir de lo que para mí es más importante, reunirte con gente como tú que ama las mismas cosas que amas tú, en un mismo lugar disfrutándolo todos juntos. Los festivales van de esto, y con esta tecnología crearías una experiencia muy distinta.

Se puede argumentar que en realidad ya existimos en un espacio virtual, incluso cuando estamos en un show, utilizando nuestros móviles compulsivamente y posteando en Facebook. Es algo que te molesta o te preocupa?

Es básicamente lo que la gente quiere hacer: compartir esa experiencia con otros. Algunos lo odian, lo ves mucho en los comentarios de Youtube por ejemplo, pero en mi opinión alguien que está grabando un show con su móvil está disfrutando el momento, no creo que se estén desconectando de la experiencia.

Se están conectando a un mundo más amplio…

Exacto. Piensa por ejemplo alguien que ha sido muy activo en varios fórums musicales online y luego va al show: por supuesto luego lo va querer compartir con sus amigos de otras partes del mundo que no están ahí. Así que para él Internet aumenta la experiencia.

¿Dónde crees que está el futuro de la música en directo?

No lo sé. Creo que mucha gente va a probar lo de la realidad virtual, pero siempre de alguna forma volverá a lo más básico, “a mi me gusta esta música, a ti también, disfrutémosla juntos”. Lo mejor de hacer algo que amas es compartirlo con alguien que también lo ama. Es algo que no puedes obviar. Pero sí, creo que se va a seguir avanzando lo máximo posible en el aspecto tecnológico.

Al mismo tiempo, aunque hemos estado hablando mucho de los grandes estadios, me encanta también hacer lo contrario, hacer pequeños shows para 600 o 700 personas donde solo hay una máquina de humo, una luz sobre mi y quizás otra luz estroboscópica, y nada más. Amo la tecnología, pero también por igual esa vuelta a lo más básico, los clubs pequeños y sucios donde la interacción es mucho más cercana y en la que solo hay música, nada más.

Así pues… ¿qué nos tienes preparado para Sónar?

He visto varios comentarios en las redes preguntando si será un show EPIC 5.0, y no, no será un show EPIC: es demasiado grande, el tamaño de 10 aviones, y necesitamos al menos 5 días para montarlo. Lo que hemos hecho para festivales, especialmente para Sónar, donde tenemos ganas locas de tocar, es adaptarlo en una versión algo reducida que se adapta a cualquier tipo de escenario. Lo hemos trabajado durante el último año y tengo muchas ganas de que la gente de Sónar lo vea. Seguro que habrá varios momentos salvajes en esta actuación.

¡Eso es lo que estamos todos esperando! Pero… ¿qué esperas tú de Sónar 2017?

Lo que me encanta de Sónar es que todo gira alrededor de la música, no como varios festivales de EDM en América. Además siempre ha sido así. La gente que va a Sónar tienen un interés genuino por la música. Esa es la razón por la que ha durado tanto tiempo, porque es una celebración de la música, y estoy realmente feliz de finalmente poder actuar en el festival. Además ¡la programación es realmente buena! Así que no solo como artista si no también como aficionado cuento las horas para que llegue el momento y poder disfrutar de todos esos increíbles DJs y productores que tenéis este año.